0
Amistad

Todas hemos sentido envidia

19 Shares

Con información de Mónica Schekaiban

No porque hayas sentido envidia alguna vez, quiere decir que eres una mala persona. La envidia es normal. Se da cuando te comparas con los demás y deseas lo que tienen, el problema es cuando todo el tiempo te estás comparando y quieres tener todo lo que los demás tienen, porque lo que tú tienes no te es suficiente o no te gusta cómo eres.

En ese momento se vuelve un sentimiento que te genera mucho estrés y ansiedad, además te hace infeliz y tiene efectos negativos sobre tus emociones y tu cuerpo.
Con la envidia experimentas tristeza, frustración y baja tu autoestima. No te crees capaz de poder lograr lo que esa persona tiene o ser como ella es.

La envidia la sientes literal en la panza, te da estreñimiento y hasta te puede provocar insomnio por estar pensando ¿por qué esa persona tiene lo que tú no tienes?

Puedes envidiar…
Cosas materiales, por ejemplo, “por qué ella tiene ropa increíble y yo no” o “´por qué sale tanto de vacaciones”.
O puedes envidiar la forma de ser de otras personas o sus características físicas… “es inteligente, simpática o muy bonita”.
Pero también a ti te pueden envidiar, lo cual también es normal. ¿Has sentido que alguien te tiene mucha envidia y que le caes mal nada más porque sí? No es tan difícil saber que alguien te tiene envidia porque eso se siente. La mala vibra se percibe, es real. A veces te das cuentas porque te ven feo ¡su cara lo dice todo!
Es curioso pero a veces las personas que más te conocen son las que más te envidian porque saben mucho de ti.

Hay diferentes grados de envidia
Es diferente cuando alguien solo te tira mala vibra, a cuando por envidia te empieza a hacer cosas feas, como boicotear lo que haces, robarte tus ideas, hablar mal de ti a tus espaldas, criticarte enfrente de los demás y aprovechar cualquier oportunidad para hacerte quedar mal.
Ese es el punto más bajo de la envidia y es lo peor de ese sentimiento: enfocar tu energía y tu tiempo en cómo hacer infeliz a alguien más.

¿Cómo te quitas a una envidiosa o envidioso de encima?
Lo primero es que identifiques a esa persona que te envidia por las actitudes que tiene hacia ti. Luego analiza el grado de envidia que te tiene ¿Te afecta o no? ¿Te hace daño?
Si te afecta, lo mejor que puedes hacer es alejarte y poner distancia con esa persona.
Pero “ojo”, la gente que te envidia y tú no caes en su juego, aunque hace todo para que tú no brilles, no aguantan la presión y desaparecen de tu vida y solitos se van. Se alejan al ver que no lograron hacerte daño.

¿Qué puedes hacer para darle la vuelta a la envidia?
No idealices a la persona que estás envidiando. Acuérdate que todos tenemos defectos.
Empieza a ver todo el potencial que tú tienes en tu parte intelectual, en tus características físicas, en tus relaciones y en tus sentimientos.
Cuando eres capaz de ver lo bueno que tú tienes, entonces empiezas a admirar a las otras personas.
Todo lo que tú das, se te regresa multiplicado. Si eres envidiosa, la gente se va a alejar de ti, pero si eres buena onda y le reconoces al otro sus cosas buenas, vas a tener mejores relaciones.
La admiración te motiva a salir adelante y a mejorar cosas que quieres cambiar de ti con trabajo y esfuerzo.
No puedes cambiar ciertas cosas como el color de tus ojos, tu estatura o tu IQ, pero sí puedes modificar otras, trabajar en tus habilidades y transformar tu envidia en admiración, en algo positivo.

En conclusión…

  • Es normal sentir envidia.
  • También es normal que te envidien.
  • No dejes que la envidia te invada y te quite el tiempo de hacer cosas por ti.
  • Lo peor de la envidia es la venganza.
  • Aléjate de la gente que por envidia hace cosas para hacerte daño.
  • Si por envidia tú estás dispuesto a causarle daño a alguien, ve a terapia, porque es algo que tienes que trabajar.
  • La envidia viene, la reconoces y luego deja que se vaya.
19 Shares

Síguenos

Instagram

YouTube

Spotify

Facebook