0
Futuro

No caigas en la trampa

0 Shares

Te levantas y levitas a tu tele. El home school se queda para el rato. Al cabo terminas rápido. Es como usar una tarjeta de crédito. Al principio está increíble pero luego te llega la cuenta. Cuando dejas que te atrapen un sillón, Netflix, YouTube y tu Insta, primero sientes delicioso. Pero una parte de ti sabe toda la tarea que te está esperando y lo que te da es culpa y ansiedad, ganas de evitar a toda costa el pendiente. Y por eso, te quedas en el sillón, con una falsa sensación de seguridad, de que estás en control y que en dos minutos acabas todo. ¿Sabes porqué es una trampa? 

  1. Calculas mal el tiempo que te va a llevar hacer una tarea, juras que en 20 minutos está y te das cuenta de que más bien necesitas 2 horas.
  2. Pasar la tarea, aunque sea con 6, te da la sensación de que puedes hacer todo bien bajo presión y dejarlo hasta el último minuto. El riesgo es que, al hacerlo, tu cerebro se compra que aprender es de flojera. Evitar los pendientes hace que no aprendas a organizarte, a planear tus trabajos, a cuidar los detalles y a dar tu mejor resultado.

¿Por qué lo haces?

Date un momento de sinceridad. No se lo tienes que contar a nadie. ¿Has pensado que dejar todo para después es una forma de sabotearte? Tu misma creas las condiciones en las que no luce tu inteligencia. Qué trampa, ¿no? Además de la falta de estructura, dejar todo para después puede ser una señal de inmadurez emocional. Una de dos, o eres muy perfeccionista y entonces dejas todo para después porque así puedes decirte que hiciste lo mejor posible con el poco tiempo que tenías; o dudas tanto de tu capacidad que mejor ni esforzarse, nada puede salir mal si ni siquiera lo empiezas.

¿Y cómo cambias?

Dejar la diversión para después de tu esfuerzo te ayuda a valorar tu trabajo. Decidir en qué inviertes tu tiempo también es una forma de decirle a tu cerebro qué valoras más y que te valoras lo suficiente como para invertir en ti. Y por más que quieras pensar lo contrario, nadie invierte en sí mismo si no termina su tarea y no aprende. Cuando te pones a hacer las cosas, te estás diciendo a ti misma que si puedes, que tienes todo para triunfar. Y eso es lo que te mereces. Así que antes de prender la pantalla, siéntate en la compu a hacer tu escuela. Ya verás qué rico se siente.

0 Shares

Síguenos

Instagram

YouTube

Spotify

Facebook