0
Autoestima

La violencia que no vemos

0 Shares

A veces no nos damos cuenta de que sufrimos violencia porque las conductas violentas son tan sutiles que se vuelven invisibles, se consideran “normales”, las permitimos y las aceptamos. Algunas hasta se justifican, pensamos que están bien.

Y lo peor es que esta clase de violencia, en la mayoría de los casos, se vive en silencio porque no es fácil reconocer que eres víctima, aceptar que alguien que dice que “te quiere”, te está haciendo daño. No reconoces que necesitas ayuda, incluso en ocasiones te niegas a aceptarla.

Lo que se nos viene a la mente con hablamos de violencia son golpes, insultos, gritos y el uso de la fuerza física contra alguien, pero existe otra forma de violencia que no es tan obvia y por lo general no la vemos, que ocurre en la casa, en internet y las redes sociales, y que forma parte de nuestra vida y de nuestras relaciones, donde la mayoría de las víctimas son mujeres: la violencia invisible.

¿Qué es la violencia invisible?

Es aquella en la que una persona logra controlar a otra persona a nivel emocional, disfrazando la violencia en su contra con demostraciones de falso amor, por eso pensamos que no hay nada de malo en su comportamiento.

“Lo hace porque me quiere” es el pensamiento típico de quien sufre este tipo de violencia.

A diferencia de la violencia física, donde una persona usa la fuerza para someter a alguien, en esta clase de violencia, usa las emociones como forma de control.

La violencia invisible se da con celos disfrazados de amor, manipulación, chantaje y críticas constantes, sin que te des cuenta.

Puedes sufrir violencia de un familiar cercano como tus papás, hermanos, abuelos, tíos, pero también de una “amiga”, compañeros y maestros de la escuela, tu crush o tu pareja, que nunca pensarías que quieren lastimarte.

La violencia también ocurre en las redes sociales con mensajes ocultos que te hacen sentir menos… prototipos de belleza inalcanzables, relaciones sentimentales que no existen, la vida perfecta que no puedes lograr… todo esto puede hacer que te sientas terriblemente infeliz.

Además está el ciberacoso. Compartir fotos íntimas por internet, atacar a alguien con mensaje ofensivos en redes sociales, pueden convertirse en un verdadero tormento.

En las relaciones de pareja o de amistad es muy común la violencia invisible. Se da por ejemplo, cuando tu pareja o tu “amiga” hace cosas para avergonzarte frente a los demás, te culpa constantemente por todo, te responsabiliza por lo malo que pasa en su relación, hace bromas sobre ti o te hace sentir menos. Todo el tiempo está haciendo juegos mentales para controlarte y cuando se enoja contigo te deja de hablar o te amenaza con terminar la relación como una forma de castigarte.

Es común que tu pareja o tu “amiga” te aleje de los demás para mantenerte bajo su control e impedir que te ayuden.

 ¿Cuáles son las consecuencias de la violencia invisible?

Las consecuencias de este tipo violencia se dan a nivel psicológico, afectan tus emociones y dañan tu autoestima. Los efectos pueden ser inmediatos o presentarse después de un tiempo y pueden durar para toda la vida.

Si eres víctima de este tipo de violencia cuando eres adolescente, tu desarrollo emocional se puede ver seriamente afectado y puede determinar el tipo de relaciones afectivas que tendrás en el futuro.

A nivel psicológico la violencia puede causarte mucho daño, por ejemplo, depresión, ansiedad, estrés, miedo, irritabilidad, baja autoestima, sentimientos de culpa, trastornos alimenticios, problemas para dormir y pesadillas, así como caer en el consumo de tabaco, drogas y alcohol. También puede afectar la forma en que te relacionas con los demás, puede hacer que te aísles y que seas emocionalmente inestable.

Algunas investigaciones han encontrado que si estás expuesta a violencia cuando eres adolescente, te aíslas, te puedes volver agresiva y es más probable que desobedezcas a tus papás o maestros. También puedes tener bajo rendimiento escolar y tus habilidades para resolver problemas pueden disminuir.

La violencia es inaceptable y el amor NO justifica ningún tipo de agresión física o emocional en tu contra.

Los celos no son una demostración de amor, tus papás no pueden golpearte porque “te están educando”, tus maestros no pueden ponerte en ridículo frente a la clase para que “aprendas”, tus “amigas” no pueden hacer bromas sobre ti porque como son tus amigas se vale.

Pero tampoco se vale ser cómplice de alguien para dañar psicológicamente a otra persona  o presenciar un acto de violencia contra una persona y no hacer nada, porque entonces te conviertes en parte del problema.

¡No puedes ser indiferente ante la violencia! Como tampoco nada justifica que seas víctima de la violencia.

Pongamos un alto a la cultura que nos ha enseñado a aceptar y tolerar la violencia, y a normalizar conductas violentas.

¡La violencia hace mucho daño y tiene que parar!

Salir de situaciones de violencia no es fácil. El primer paso es reconocer y aceptar que se está en una situación de violencia. Hablar con alguien de confianza y pedir ayuda profesional.

 

 

0 Shares

Síguenos

Instagram

YouTube

Spotify

Facebook