0
Tümu

La conversación más importante de tu vida

24 Shares

Por Carolina Morán

¿Te ha pasado que sueñas con ser famosa?

Sigues a alguien en redes sociales, le dedicas horas a saber más sobre su vida y empiezas a compararte para medir si vas por “buen camino”.

¿Qué pasaría si el tiempo que le dedicas a las personas que admiras te lo dedicaras a conocerte, a platicar contigo?

Desde que nacemos escuchamos distintas voces, como la de nuestros papás, maestros, amigos, los famosos que admiramos, frases de películas, de canciones. Para conocerte, vas a empezar a escucharte y encontrar tu verdadera voz.

Me gusta llamar a mi voz de dos formas. La primera es la “loca de la azotea”, esa no le suma NADA a mi vida, al contrario, me roba energía, y baja la confianza en mí misma. A la otra me gusta llamarla Mía. Tiene un nombre cortito para acordarme de ella y también porque sé que es solo mía. Tú puedes encontrar los nombres de las tuyas. “Mía”, o la tuya (llamémosle X hasta que encuentres el nombre), tiene muchísima sabiduría, aparece si le pones tareas específicas y te pones a conversar con ella. Si la dejas hablar, TE VAS A SORPRENDER, pero pon mucha atención a quien escuchas, si a tu propia “loca de la azotea” o a “Mía”.

¿Por qué hace daño la loca de la azotea?

Imagina que tu mente es un changuito que vive en tu hombro y eres la encargada de alimentarlo, enseñarlo a hacer cositas lindas y de que sea feliz. Si no le pones reglas y tareas específicas, lo único que querrá hacer tu changuito será comerse todos los plátanos que encuentre.

Llamemos plátanos a los juicios, tareas, miedos, inseguridades, etc.

Si no sabe hacer otra cosa, no tendrá límites para sentirse satisfecho y estará super constipado porque no parará de comer.

Tú eres la maestra de ese changuito, es hora de que lo entrenes y tengas una buena relación con él.

Te quiere ver feliz pero no sabe cómo, así que tú serás quien le enseñará el camino, vas a crear el orden dentro del caos de tus pensamientos y en cada momento del día, un día a la vez le vas a hablar constantemente, y así irán teniendo muchas conversaciones, profundas y divertidas. Vas a descubrir la respuesta ideal para tí, porque el changuito te conoce desde que naciste.
Verás como empiezas a entrar en sintonía y tu intuición empieza a hablar cada vez más claro.

Señales y formas en las que te puedes escuchar y escuchar tu intuición

¿Cómo?
• Habla en voz alta.
• Graba notas de voz diciendo lo que piensas.
• Pregúntate si lo que estás pensando te ayuda a conseguir lo que quieres.

A veces la intuición te contestará con latidos, ya sea que quieras algo o te sientas en peligro y tengas que decir NO.

Haz pausas en el día, para pensar, platicarte, escribirte a ti misma. Cuando sientas que estás fuera de sintonía y algo grita dentro de ti, recuerda conectar contigo y abre de nuevo la conversación. ¡Confía! El universo conspira con los que escuchan su voz.

Cualquier duda o comentario que tengas, escríbeme con confianza:
@carolina_moran
info@caromoran.com

24 Shares

Síguenos

Instagram

YouTube

Spotify

Facebook