0 Shares

Cuando la pubertad toca tu puerta

3 octubre, 2019  Salud

La mayoría de las chicas notan que sus cuerpos empiezan a cambiar en cualquier momento, entre los 9 y los 16 años.

Algunas empiezan o terminan más pronto que otras. A esta etapa se le llama pubertad.

Pubertad es el nombre que se le da al periodo en la que comienzas a desarrollarte y tu cuerpo pasa por cambios que te convierten de niña a mujer. En algún momento entre los 9 y los 16 años, comienza la menstruación. Para la gran mayoría de las niñas, comienza a los 12.

Tu cuerpo comenzará a cambiar en el exterior. Al principio, puedes experimentar un crecimiento acelerado, es decir, creces más en poco tiempo.

Durante la pubertad, tus senos se hacen más grandes, al igual que tus nalgas. Es normal que tu cuerpo se haga ancho en lugares donde siempre has sido delgada, porque de ahí tomará el impulso para desarrollarse y hacerte más alta. Comienza a salir vello en las axilas y entre las piernas. Puede ser que te salgan granos o acné.

Todos estos cambios son normales. Son provocados por las hormonas, la dieta y factores hereditarios, incluyendo tu origen étnico.

En general, esta etapa termina a los 17 o 18 años, para entonces tu cuerpo ha madurado y se ha convertido en adulto.

Cambios internos

Reírse o llorar
Durante la pubertad puedes sentirte realmente feliz en un momento y completamente triste en el momento siguiente. Empezarás a pensar más en todo, en ti misma y en el mundo.

Inseguridad
Los grandes cambios que están ocurriendo en tu cuerpo pueden hacerte sentir insegura. ¿Soy guapa?¿Le gusto a los demás? Tienes que acostumbrarte a tu nuevo cuerpo. No hay un molde único de belleza, así que no te compares con nadie.
La pubertad puede hacerte sentir muy sola, porque tiendes a pensar que eres la única persona que se siente como tú lo haces (pero no te preocupes, la verdad es que no estás sola, todo forma parte del proceso y todas las niñas de tu edad lo van a vivir).

¿Te sientes y te ves diferente?
No hay dos chicas que sean iguales. Esto significa que algunas empiezan con el periodo antes que otras. No hay dos cuerpos que sean iguales. Es posible que seas más alta que tus amigas o que tengas menos pecho que ellas: no hay nada de qué preocuparse.

Enamorada
Durante la pubertad empiezas a fantasear más sobre una persona que realmente te gusta. Puede ser un chico, pero también una chica. Lo único que quieres es gustarle a esa persona.

Es posible que te enamores. Entonces sentirás una sensación extraña, un entusiasmo interior, y a lo mejor cuando ves a esa persona te pones muy nerviosa.

Pensando en el sexo

Durante la pubertad sentirás curiosidad por todo lo relacionado con el sexo. Pensarás en ello más a menudo y puede ser que sientas excitación en tu cuerpo. A muchas chicas les gusta leer sobre sexo, ver fotografías y hablar de ello con los amigos.

Cambios externos

La piel y los granos
Las hormonas pueden hacer que tu piel segregue más grasa, a la que se llama sebo. Este sebo puede tapar los poros de tu piel y los folículos pilosos. En muchas niñas esto provoca la aparición de protuberancias o granos a los que se llama acné.

Si te salen espinillas utiliza un tratamiento limpiador que haga tu piel menos grasosa. No utilices un jabón corriente porque puede secar tu piel, que hará más grasa para prevenir la sequedad y te saldrán aún más granos.

Los senos empiezan a desarrollarse y el vello comienza a crecer
En la mayoría de las chicas, los pechos son lo primero que empieza a crecer y después aparecen el vello púbico y el vello en las axilas. No te preocupes si el vello te aparece antes que los senos. Esto es también normal.
Durante la pubertad, los senos comienzan a desarrollarse. Pueden empezar tan pronto como a los ocho años o puede tardar hasta los 13.

Puede ser que notes que los labios interiores alrededor de la entrada a tu vulva, llamados labios menores, comienzan a crecer. Puede ser que lleguen a ser más grandes que los labios exteriores, llamados labios mayores. Y tus caderas, nalgas y muslos se harán más redondos.

Durante la pubertad, el vello crece en tus labios mayores (fino al principio pero después se vuelve más grueso). El color de tus labios mayores puede cambiar y hacerse un poco más oscuro que el de la piel de tus muslos. Puede ser que tus labios menores sean más grandes que los mayores.

Tus labios menores pueden ser lisos o rugosos, gruesos o delgados, más cortos en un lado que en el otro, más oscuros en el borde. Los labios menores pueden tener diferentes colores, por ejemplo, rosa, marrón, violáceo, negro o incluso dos tonos. Todas estas diferencias son normales.

Ensanchamiento de las caderas
Alrededor de los 12 años, muchas chicas experimentan un crecimiento acelerado, es decir, de repente empiezan a crecer más rápidamente. Esto ocurre antes en las chicas que en los chicos. Normalmente, tienes la primera menstruación después de un período de crecimiento acelerado.

Sudoración
Durante la pubertad, es muy probable que sudes más, especialmente por las axilas. Como consecuencia, puede que huelas más. Esto es perfectamente normal: lo producen los cambios en tus niveles hormonales. Simplemente báñate todos los días y utiliza ropa limpia. Si quieres puedes utilizar un desodorante o un antitranspirante. Otras alternativas son: polvos de talco (no los utilices en tu vagina ni los respires, porque son venenosos), aerosoles para el cuerpo o perfumes.

Si no tienes la posibilidad de ducharte, puedes utilizar toallitas húmedas (como las de bebés) para las axilas o los genitales.

¿Cómo sé si he comenzado la pubertad?
Entre el 80 y el 85 por ciento de las chicas notan primero un crecimiento de sus senos. Entre el 15 y el 20 por ciento de las chicas experimentan primero un crecimiento del vello púbico.

¡Disfruta de tu pubertad, es una etapa única en la vida!

Fuente: hablemosdesexo.com

0 Shares