0
Autoestima

¿Cómo te sientes?

0 Shares

Muchas niñas nos escriben en Instagram que están ansiosas, que tienen pensamientos negativos, que están tristes y se sienten muy desesperadas por lo que están viviendo, así que invitamos a Mónica Salmón, psicóloga y psicoterapeuta clínica, además de escritora, a participar en un Live donde platicó con el tümu squad acerca de cómo se están sintiendo y qué pueden hacer, y esto fue lo que nos dijo.

Sentir ansiedad es normal, es humano y es natural.

La ansiedad es una reacción del organismo ante circunstancias que nos estresan y es una manera de adaptarnos a ciertas situaciones. Por eso en estos momentos sentimos ansiedad ante la amenaza del coronavirus y por estar encerrados, lo que nos impide ver a nuestros amigos, ir a la escuela, salir de vacaciones y hacer las cosas que comúnmente hacíamos.

El problema con la ansiedad es que nos provoca sentimientos negativos como estrés y miedo por no saber qué nos va a pasar, qué va a suceder con nuestra familia. No tenemos control sobre lo que viene, si vamos a poder regresar a la escuela, si volveremos a ver a nuestros amigos, si nuestros papás van a perder el trabajo…

Claro que todo eso nos provoca ansiedad, lo cual es normal. A veces es necesario y positivo que nos sintamos ansiosos, pues como ya comentamos, la ansiedad es un proceso de adaptación a lo que nos sucede. Pero cuando por la ansiedad no podemos dormir, nos duele el estómago, cuando nos paralizamos y ya no disfrutamos la vida, entonces tenemos que hablarlo y recibir ayuda profesional.

¿Qué podemos hacer cuando sentimos mucha ansiedad?

Primero hay que reconocer que esto no solo te pasa a ti, sino a todos. El no poder hacer la vida normal, es algo por lo que la mayoría de las personas estamos pasando.

Después hay que darnos cuenta que esta situación es complicada, por eso nos afecta y es natural que nos sintamos así.

Recuerda que el mundo es demandante y de por sí ya nos enfrentábamos a cosas difíciles en nuestro día a día, así que hemos desarrollado herramientas para enfrentar situaciones como ésta. ¡Tenemos que confiar en que podemos con esto!

Algo que funciona muy bien para manejar la ansiedad es escribir en un papel, cómo nos estamos sintiendo, a qué le tenemos miedo, cuál es el pensamiento que todo el tiempo nos está dando vueltas en la cabeza. Si no queremos que alguien lea lo que sentimos, podemos romper el papel.

Hay que identificar si nuestro miedo es real, es decir puede suceder, o sólo es una fantasía. Un miedo que es producto de la imaginación es por ejemplo el miedo a los fantasmas, pensar que se nos va a aparecer algún familiar que ya se murió. Un miedo real, por el contrario puede ser que nos vamos a quedar sin dinero porque nuestros papás perdieron el trabajo.

Cuando exteriorizamos esos miedos, cuando los escribimos, la angustia baja, porque seguramente nos vamos a dar cuenta que muchos de nuestros miedos son creados, no son reales.

Pero cuando nuestros miedos son reales y nosotros no podemos controlarlos, tenemos que empezar por quitarnos la culpa, porque no hicimos nada para contribuir a que eso pasara, no es nuestra responsabilidad. En ese caso, tenemos que vivir la tristeza que nos provoca ese miedo, pero conscientes de que va a pasar y sobre todo darnos cuenta que lo que sí podemos controlar es la manera como reaccionamos ante lo que nos pasa.

Nuestros pensamientos actúan como un niño de dos años que se va por donde quiere… un niño chiquito se sube por las escaleras y peligra caerse, lo mismo pasa con nuestra mente, se va por lo negativo… “ya nunca voy a poder salir”, “voy a perder a todas mis amigas”, “estoy engordando”… Ante eso, lo que debemos hacer es guiar a nuestra mente y controlar nuestros pensamientos. Mejor pensemos en lo que sí tenemos, qué puedo hacer para ser mejor, qué puedo hacer para ayudar a alguien, porque eso nos ayuda a ser mejores personas.

0 Shares

Síguenos

Instagram

YouTube

Spotify

Facebook